GRUPOS SANGUÍNEOS Y SU ALIMENTACIÓN

Según los investigadores James y Peter D'Adamo la buena o mala asimilación de los alimentos está condicionada por nuestro grupo sanguíneo.

Hasta el punto de que en cada grupo “A, B, AB y O” hay alimentos que son perjudiciales, otros beneficiosos y otros neutros (medicinal, neutral y perjucidial)  Aseguran que muchas enfermedades pueden deberse al consumo de alimentos no adecuados para nuestro grupo sanguíneo. Otros, en cambio, nos ayudarían a sanar. Incluso en ello está la razón de que muchas personas no consigan adelgazar cuando se ponen a dieta.

Hace casi tres décadas un naturópata llamado James D´Adamo se dio cuenta de que los tratamientos dietéticos que aconsejaba a sus pacientes no obtenían siempre los mismos resultados y se preguntó a qué podría deberse. Formado en la escuela naturista, su experiencia con los pacientes le llevaría a percatarse sobre todo de que mientras la dieta vegetariana le sentaba estupendamente a algunas personas y su salud mejoraba a otras no parecía hacerles apenas efecto y a algunas incluso les sentaba mal y empeoraban. Aquello le sorprendió llevándole a la conclusión de que no a todas las personas les sienta bien el mismo tipo de alimentación. E intuyó que como la sangre era la fuente principal de nutrición del organismo la respuesta podía estar en ella. Decidió investigarlo y a lo largo de muchos años. Y llegó a darse cuenta de que el tipo de alimentación estaba relacionado con los distintos tipos sanguíneos.

Las personas de sangre tipo A responden mal a las dietas generosas en proteínas de la carne, pero muy bien a las ricas en proteínas vegetales.También les ayudaba hacer ejercicios leves como el yoga mientras los duros y dinámicos les producían malestar.

A las personas de sangre tipo 0 les sentaba muy bien la carne y los ejercicios más intensos.
Todas aquellas observaciones las recogería James D'Adamo en una obra titulada El alimento de un hombre (One Man´s Food) que vería la luz en 1980.

Sería sin embargo su hijo Peter quien estudiaría también Naturopatía si bien en el John Bastar College de Seatle (EEUU)- el que establecería ya esa conexión. Y lo hizo descubriendo en primer lugar que dos de las principales afecciones del estómago, la úlcera séptica y el cáncer de estómago, se daba más en grupos sanguíneos concretos. La úlcera en las personas del tipo 0 y el cáncer en las del tipo A.

El grupo sanguíneo del tipo 0 el más antiguo y extendido tendría más de 40.000 años de existencia y procedería de los hombres del Cro-Magnon, cuya alimentación se basaba en la caza y, por ende, en las proteínas de la carne.

El siguiente en aparecer habría sido el tipo A entre 25.000 y 10.000 años y apareció con las primeras sociedades agrícolas cuya alimentación se basaba en el consumo de cereales y vegetales, procediendo especialmente de Asia y Medio Oriente.

El tipo B procedería de las montañas del Himalaya surgiendo hace aproximadamente entre 15.000 y 10.000 años siendo propio de los habitantes nómadas de Asia.

En cuanto al tipo AB habría surgido de la mezcla entre caucasianos (A) y mongoles (B).

Los Naturópatas D'Adamo consideran que la reacción de cada uno de los tipos sanguíneos se debería posiblemente a que la sangre guarda una especie de memoria celular que recuerda a sus ancestros y su tipo de alimentación.

¿Por qué reacciona la sangre ante ciertos alimentos? Peter D'Adamo asegura que se debe a las lectinas de los alimentos. (son un tipo de proteínas cuyos antígenos también producen la activación del sistema inmune y el fenómeno de aglutinación en sangre).. Cada grupo sanguíneo reacciona de manera diferente ante ellas. Es decir, hay lectinas alimentarias que son rechazadas por las personas de un tipo de sangre mientras que para otras son beneficiosas.

En conclusión: ingerir alimentos que contienen lectinas incompatibles con nuestro grupo sanguíneo puede ocasionar diversas afecciones e incluso impedirnos bajar de peso.

Peter D'Adamo clasifica los alimentos en relación con los cuatro grupos sanguíneos en beneficiosos, neutros y desaconsejados. (Medicinal, neutral y perjudicial) Los primeros son  los que desarrollan un papel nutricional óptimo asegurando además una actividad antioxidante, antimutágena y anticancerígena. Podríamos decir que son "alimentos medicinales". Los segundos llevan a cabo un papel meramente nutritivo. Y los terceros son los que contienen sustancias no digeribles para los individuos de un determinado grupo sanguíneo debido a sus lectinas específicas porque provocan la reacción defensiva del sistema inmune que los aglutina para poder luego eliminarlos.

Características generales del tipo 0 “Según D'Adamo”

Las personas con sangre del tipo 0 tienen un sistema inmunológico potente y muy activo, tendencia a una actividad tiroidea lenta, dificultad de adaptación a nuevas condiciones ambientales y nutricionales, le es benéfico la actividad física o deportiva regular e intensa, tiene un aparato digestivo muy eficiente capaz de metabolizar dietas ricas en proteínas (carnes magras, pescados y mariscos).

Características Generales del Tipo A “Según D'Adamo”

Las personas con sangre del tipo A tienen un sistema inmunológico vulnerable, una buena adaptación a condiciones ambientales y nutritivas estables, bienestar con la actividad física o deportiva relajante, un aparato digestivo frágil que no tolera bien la carne, la harina de trigo, la leche y sus derivados, conviniéndole más una dieta vegetariana rica en cereales y legumbres.

Características Generales del Tipo B “Según D'Adamo”


Las personas con sangre del tipo B tienen un sistema inmunológico activo, facilidad de adaptarse al medio ambiente y a lo nutricional, en general un bienestar con actividades físicas o deportivas moderadas y equilibradas, tiene un aparato digestivo eficiente que le permite seguir una dieta variada y equilibrada con leche y lácteos pero con poca tolerancia a los embutidos, la carne de cerdo, los mariscos, las semillas y los frutos secos.

Características Generales del Tipo AB “Según D'Adamo”

Las personas con sangre del tipo AB tienen un sistema inmunológico vulnerable, de mayor adaptación a la vida, bienestar con una actividad física o deportiva relajante con esfuerzos moderados y un aparato digestivo frágil, en donde es necesario una dieta mixta moderada y tolera mal las carnes rojas, pasta, alubias y los frutos secos.

 

 

 
© DERECHOS RESERVADOS 2012 BIONANO TECHNOLOGYS, S.A. DE C.V .   «Aviso de Privacidad»