LA DEPRESIÓN:

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, que puede ser transitorio,  fluctuante o crónico. Actualmente la organización mundial de la salud (OMS) considera que ocupa el cuarto lugar dentro de los trastornos  que imposibilitan o incapacitan al ser humano y que en el año 2020 ocupará el segundo lugar.

Los trastornos del estado de ánimo se caracterizan en tener una alteración del humor y se dividen en trastornos depresivos de diversos tipos:

Depresión unipolar que puede ser depresión crónica que se da en al menos dos años y depresión mayor en donde se deben de presentar las siguientes características.

  1. Un período mínimo de dos semanas durante el cual haya tenido un estado de ánimo depresivo o pérdida de interés la mayor parte del tiempo, casi todos los días.
  2. Que haya presentado la mitad de los siguientes síntomas, la mayor parte del tiempo.

Pensamientos recurrentes de muerte o intento de suicidio
Fatiga o pérdida de energía
Insomnio o hipersomnia
Sentimientos de culpa o inutilidad
Pérdida o aumento de peso o cambios en sus hábitos alimenticios
Agitación o retardo psicomotor
Disminución de la capacidad de pensar, concentrarse o tomar decisiones.

Trastorno bipolar en donde existe un estado de ánimo que fluctúa entre los extremos de euforia y la depresión. Entendiendo a la euforia como una sensación de bienestar, optimismo y alegría. Mientras que la depresión puede manifestar sentimientos de culpa, pesimismo, abatimiento, tristeza, inseguridad, aislamiento e incapacidad para disfrutar.
Trastornos del estado de ánimo debido a enfermedades médicas y trastornos inducidos por el uso de sustancias.

La psicología clínica ofrece tratamiento para la depresión como es el caso de la psicoterapia con mucha efectividad,  pero en algunos casos es necesario recurrir al uso de andidepresivos ya que existen depresiones de tipo endógenas (depresión biológica sin causa externa aparente y que no responden a tratamientos fácilmente) y también depresiones por desequilibrios químicos (neurotrasmisores). Dichos desequilibrios se dan en los mensajeros químicos de nuestro cerebro, los llamados neurotrasmisores que son sustancias químicas producidas por las neuronas, liberadas selectivamente de sus terminaciones nerviosas para interactuar con receptores específicos, que regulan o modulan la trasmisión nerviosa, produciendo diferentes respuestas fisiológicas.

Al parecer la depresión de este tipo se produce cuando se interrumpe el diálogo entre las neuronas ya sea por la escasez de neurotrasmisores o por su mal funcionamiento. Se sabe que los neurotrasmisores como son la serotonia, dopamina y noradrenalina, interactúan y desempeñan un papel importante en la regulación del estado de ánimo.

SEROTONINA: Es una monoamina química, su adecuado funcionamiento mantiene la normalidad en el apetito, la temperatura, el sueño, los estados de vigilia y la actividad sexual. Sus alteraciones se relacionan con los cambios del humor, el ánimo bajo, el insomnio, la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno afectivo estacional o depresión estacional e inclusive la violencia y la conducta suicida.

DOPAMINA: Es una monoamina química que está asociada con la obtención del placer, y cuya alteración está relacionada con problemas de atención, motivación, apatía y estados de alerta entre muchas otras.

NORADRENALINA O NOREPINEFRINA: También es una monoamina química cuya función también está relacionada con los cambios de humor, los impulsos de ira y placer sexual, niveles de energía, motivación y estados de alerta.

Los neurotrasmisores han mostrado ser sensibles y responder con los medicamentos antidepresivos de los cuales existe una gran diversidad pero dependiendo el caso y criterio del tratante se recomienda un tipo en especial. En donde se debe de tener cuidado con las dosis y el tiempo de su uso.

Existen diversos antidepresivos:

BASADOS POR SU ESTRUCTURA BIOQUÍMICA:
TRICÍCLICOS
TETRACÍCLICOS

BASADOS EN LOS NEUROTRASMISORES SOBRE LOS CUALES ACTÚAN:
INHIBIDORES DE LA MONOAMINOOXIDASAS QUE DESTRUYEN LA SEROTONIA Y NORADRENALINA

INHIBIDORES SELECTIVOS DE LA REABSORCIÓN DE LA SEROTONINA.

INHIBIDORES SELECTIVOS DE LA REABSORCIÓN DE LA NORADRENALINA.

INHIDIDORES SELECTIVOS DE LA REABSORCIÓN DE LA DOPAMINA.

INHIDIDORES SELECTIVOS DE LA REABSORCIÓN DE LA SEROTONINA Y LA NORADRENALINA.

ANTAGONISTAS E INHIBIDORES DE LA SEROTONINA
.

ANTAGONISTAS DE LA NORADRENALINA Y SEROTONINA.

EXISTEN OTROS FÁRMACOS LLAMADOS:

A) ESTABILIZADORES DEL ESTADO DE ÁNIMO: Parecen actuar sobre los neurotrasmisores glutamato y ácido gamma-aminobutírico.

B) ANTIPSICÓTICOS: Actúan como estabilizadores del estado de ánimo, útil para los pacientes que no mejoran con los antidepresivos.

C) PSICOESTIMULANTES: Aumentan el estado de alerta y los niveles de actividad motriz y cognitiva.


EL USO DE ESTE TIPO DE FÁRMACOS TIENEN EFECTOS ADVERSOS EN LA SALUD YA SEAN REACCIONES ALÉRGICAS, DIVERSOS SÍNTOMAS Y EFECTOS SECUNDARIOS, POR LO QUE SE DEBEN DE ADMINISTRAR CON VIGILANCIA Y RESPONSABILIDAD.

También los ácidos grasos omega 3 desempeñan un papel crucial en la regulación de la dopamina y la serotonina.

Para las personas que muestran resistencia a la recuperación aún después de intentar psicoterapia y terapia farmacológica existen otras alternativas como son:
Terapia electroconvulsiva
Estimulación magnética transcraneal
Estimulación del nervio vago
Fototerapia
Neurofeedback.

 

 

 
© DERECHOS RESERVADOS 2012 BIONANO TECHNOLOGYS, S.A. DE C.V .   «Aviso de Privacidad»