ANEMIA

La anemia no es propiamente una enfermedad pero si una afección que nos alerta que en nuestra sangre existe una baja de hemoglobina, la hemoglobina es una molécula que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos y son los que administran el oxígeno a todos nuestros tejidos del cuerpo y les da el color rojo.

La causa más frecuente de la anemia es la deficiencia del hierro por la ingesta deficiente de este mineral o por las pérdidas de sangre durante el periodo menstrual.

DIAGNÓSTICO
Se detecta mediante un estudio de laboratorio haciendo un conteo de glóbulos rojos, nivel de hemoglobina, contero de reituculocitos (glóbulos rojos ligeramente inmaduros) niveles sanguíneos de hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

Sexo

Número de Eritrocitos

Hematocrito

Hemoglobina

Hombres

4,2-5,4 x 106/mm3

42-52 %

13-17 g/dl

Mujeres

3,6-5,1 x 106/mm3

36-48 %

12—16 g/dl

Los valores pueden variar dependiendo de cada población,  factores del medio ambiente así como la edad y el sexo de la persona.
También se recomienda hacer una valoración médica que ayudará a un mejor diagnóstico: Detectando un soplo cardíaco, hipotensión arterial (al pararse), piel pálida y frecuencia cardiaca rápida.

SÍNTOMAS

Cuando hay anemia la persona se siente cansada, con cefalea, debilidad, pulso acelerado y puede tener la sensación de falta de aire, mareo y problemas para concentrarse.
A medida de que se agrava el problema se pueden presentar taquicardia,  claudicación intermitente (dolor muscular debido a una obstrucción arterial crónica), hemorragias, cambios de carácter como irritabilidad, tristeza y trastornos del sueño, hipotensión, confusión, sudoración, debilidad en la uñas, color de piel pálido, color azul en la esclerótica  y shock hipovolémico (sucede cuando el volumen sanguíneo circulante baja a tanto, que el corazón se vuelve incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo).

TIPOS DE ANEMIA

Anemia por deficiencia de B12: Dada por la deficiencia de esta vitamina que trae como consecuencia la anemia perniciosa o debilidad en la mielina (membrana protectora de los nervios de la médula ósea, espinal y cerebro)

Anemia por deficiencia de folato: Es la carencia de ácido fólico (vitamina B9) en la sangre, necesario para la producción de glóbulos rojos normales y evitar la anemia perniciosa.

Anemia ferropénica : Dada por la deficiencia de hierro este tipo de anemia ferropénica constituye el 90% de las anemias de la infancia, siendo en la mayoría de los casos leve o moderada.

Anemia por enfermedad crónica: Este tipo de anemia se refiere a la que se encuentra como consecuencia en personas que padezcan de alguna enfermedad crónica.

Anemia hemolítica: Trastorno en el cual los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que la médula ósea puede producirlos. A esta destrucción se le conoce como hemólisis.

Anemia aplástica: Debido al desarrollo incompleto y defectuoso de las tres líneas celulares de la médula ósea. Dando una producción disminuida de eritrocitos.

Anemia megaloblástica o perniciosa: Es un tipo de anemia caracterizada por glóbulos rojos muy grandes.  El contenido interno de cada glóbulo no está completamente desarrollado. Esta malformación provoca que la médula ósea produzca menos glóbulos y que mueran antes de las expectativas de vida de 120 días. En vez de ser redondos o en forma de disco, los glóbulos rojos pueden ser ovalados.

Anemia drepanocítica: Es una enfermedad sanguínea crónica hereditaria en la cual los glóbulos rojos presentan forma de media luna y no funcionan normalmente. Llamada hemoglobina S y es heredada como un rasgo recesivo de ambos padres.

Anemia de Cooley o Talasemia: La talasemia es un trastorno hereditario que afecta a la producción de hemoglobina normal. Incluye muchas formas diferentes de anemia. La gravedad y el tipo de anemia dependen del número de genes que estén mutados afectados. Puede ser leve o grave.

CAUSAS
La encargada principal en nuestro cuerpo de producir los glóbulos rojos es la médula ósea.
Los glóbulos rojos sanos duran entre 90 y 120 días. Después de este periodo se eliminan los glóbulos viejos y la eritropoyetina producida en los riñones dan la orden a la médula ósea para producir nuevos glóbulos rojos.
Para que se produzcan suficientes glóbulos rojos nuevos y sanos el cuerpo necesita vitaminas, minerales y nutrientes. El hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico son los más importantes.
Existen factores que intervienen en la falta de nutrientes en el organismo como son: los cambios en el revestimiento del estómago que afectan en la absorción de los nutrientes, una alimentación deficiente y la pérdida de sangre por los periodos menstruales, úlceras gástricas y una cirugía de extirpación del estómago o intestinos.
También existen otras causas de la anemia:
1.- La destrucción de los glóbulos rojos por problemas en el sistema inmune.
2.- Consecuencia de padecer enfermedades crónicas como el cáncer, ulceras gástricas y artritis reumatoide.
3.- Embarazo.
4.- Talasemia (tipo de anemia hereditaria)
5.- Linfoma.
6.- Leucemia.
7.- Mieloma múltiple.

TRATAMIENTO
* Tomar Hierro, vitamina B12 y ácido fólico.
* El uso de cortico esteroides y otros medicamentos similares para inhibir el sistema inmunológico.
* Transfusiones sanguíneas.
* Administración de Eritropoyetina (medicamento para que se produzcan más células sanguíneas en la médula ósea).
La anemia es tratada y revertida en la mayoría de los casos a menos que se complique y también este combinada  con  enfermedades crónicas o degenerativas.
El principal riesgo y complicación en la anemia cuando se vuelve severa es que puede causar bajos niveles de oxígeno en órganos vitales como el corazón y causar un ataque cardíaco.

 

 
© DERECHOS RESERVADOS 2012 BIONANO TECHNOLOGYS, S.A. DE C.V .   «Aviso de Privacidad»